Creer en un Dios que resuelve el mal aplastándolo, o bien en uno que procura recuperar al malvado, tiene serias consecuencias en nuestras decisiones políticas, sociales, económicas, domésticas... Sin embargo, muchísimos pasajes bíblicos, especialmente del Antiguo Testamento, son de una violencia "divina" extrema. ¿Es Dios violento o noviolento?

Ante los infiernos de la violencia, la opresión y la represión, las víctimas no parecen tener otra escapatoria que la acción-reacción o el silencio sumiso . Vamos a explorar una tercera opción, la de Jesús, que escapa a la comprensión de estas dos opciones: es la vía de la noviolencia activa (NOVA), que exige lucidez y creatividad, fe y constancia.

El jesuita Joan Morera parte de la tradición bíblica para encontrar los fundamentos de la noviolencia. Lo hace a través de la figura del Siervo Sufriente que encontramos en el profeta Isaías y que podía haber inspirado a Jesús.

Vamos a explorar también los ejemplos de noviolencia practicados y propuestos por Jesús de Nazaret durante su vida. Se nos presentan ejemplos concretos a través de los cuales se revela que para Jesús es el oprimido quien, desde abajo, tiene el poder de transformar la situación, forzando al tirano con una presión noviolenta, que le sacude las entrañas y lo encamina a reconocer ante sí a una persona con libertad y dignidad.