La celebración de los primeros votos es para quien los hace un momento importante en el que responder a Dios con el compromiso perpetuo de pobreza, obediencia y castidad. Para todos los que acuden a la celebración —familiares, compañeros, amigos o curiosos— es un día para asombrarse, reír y llorar de emoción, cantar y romper a aplaudir de pura gratitud porque Dios siga llamando a personas para seguirle de una forma especial en la Compañía de Jesús.
La basílica de Loyola ha vuelto a llenarse hoy 10 de septiembre —festividad del Beato Gárate— para vivir esa experiencia y acompañar a Manuel Carrasco (Badajoz, 34 años), Ignacio Narváez (Málaga, 31 años), José Luis Olea (Lleida, 23 años), Luis Ortuño (Orihuela, 31 años), Rodrigo Sanz (Valladolid, 24 años) y Álvaro Zapata (Córdoba, 24 años).
Ha presidido la eucaristía el provincial de España, P. Francisco José Ruiz Pérez SJ, que en su homilía ha reconocido la «pequeñez que somos todos» ante la «grandeza de la pobreza, la castidad y la obediencia», y dirigiéndose a los seis jóvenes les ha recordado el sentido del compromiso que se disponían a adquirir: «pobreza, castidad y obediencia os sustraen de la dinámica de autoafirmación tan propia del corazón humano: los tres votos os alejan de construir vuestro propio y exclusivo mundo, para ir a los mundos de los demás, de los preferidos de Dios».
En nombre de los seis, Manuel ha dado las gracias a todos: a la Compañía de Jesús que los acoge, a familiares y amigos que tan cerca han estado en su camino de vocación, a quienes les han acompañado en Euskadi durante esta etapa y, en definitiva, a nuestro señor Jesús: «Él nos ha traído hasta aquí, ha sembrado en nuestros corazones la semilla de la vocación y nos ha hecho compañeros suyos».
El proceso de formación de estos seis jesuitas no ha hecho más que comenzar: Ignacio, Rodrigo y José Luis estudiarán filosofía en la Universidad Gregoriana de Roma, y Luis estudiará teología en esa misma universidad; Manuel lo hará en Comillas y Álvaro terminará sus estudios de Derecho en la Universidad de Deusto. Mientras, un nuevo curso arranca en el Noviciado San Francisco Javier de San Sebastián, donde otros seis jóvenes ingresaron el pasado 8 de septiembre para comenzar a hacer suyo un sueño compartido.

basilicanovivotos